1840 - FOTOHISTORIA - 1940

UN SITIO PARA LA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA ARGENTINA Y LATINOAMERICANA

 

CARL SCHULTZ-SELLACK (1844-1879) Y LOS ORÍGENES DE LA FOTOGRAFÍA ASTRONÓMICA EN LA ARGENTINA

Roberto A.Ferrari

Publicado en Saber y Tiempo, Buenos Aires, 2001, n° 5, Enero-Junio 2001, págs. 71-101.

RESUMEN

En 1870 se fundó en la ciudad de Córdoba (Argentina) el Observatorio Nacional Argentino. Su director, el americano Benjamín Apthorp Gould, incorporó un plan de fotografía astronómica.

Relatamos en este artículo el desarrollo de los trabajos fotoastronómicos, cuyo protagonista fue el alemán Carl Schultz-Sellack.

 

INTRODUCCIÓN

Durante su estadía en los EEUU, el Ministro Plenipotenciario argentino Don Domingo Faustino Sarmiento conoció en la Universidad de Cambridge a Benjamín Apthorp Gould, quien le expuso su plan de realizar una expedición al Sur del continente para relevar el cielo austral, idea que fascinó a Sarmiento. (Chaudet, 1924,1926; Montserrat, 1971; García Castellanos, 1988 )

Cuando Sarmiento accedió a la Presidencia de la Nación retomó la idea de apoyar el proyecto del Dr. Benjamin Apthorp Gould y su entusiasmo al respecto llevó a la creación del Observatorio Nacional Argentino, en la ciudad de Córdoba. El relevamiento del cielo austral comenzó con observaciones a ojo desnudo, seguido de observaciones a través de un telescopio de paso (círculo meridiano) y finalmente culminó con el registro sobre placas fotográficas al colodión húmedo y su ulterior medición en laboratorio. Para poder realizar la etapa fotográfica, fue necesario incorporar un fotógrafo al grupo estadounidense en Córdoba, quien resultó ser Carl Schultz-Sellack, científico alemán entrenado en EEUU por Lewis Rutherfurd. En este artículo describimos las actividades fotográficas que realizó, así como develamos parte de los conflictos entre él y Gould que culminaron con el alejamiento de Schultz-Sellack.

Fue un pasaje breve pero activo, ya que llegó en marzo de 1872 y abandonó el país en 1875, realizando en condiciones muy difíciles las primeras fotografías astronómicas desde la Argentina.

UNA REVOLUCIÓN EN LA ASTRONOMÍA

Con la aparición de la fotografía en 1839 y su afianzamiento según se lograban procesos más rápidos, más sensibles y más cómodos en el período 1850-1880, se cumplieron con creces las previsiones iniciales de sus descubridores y divulgadores. Desde la presentación de François Arago ante la Academie des Sciences del descubrimiento de Niépce y Daguerre, se anunció una nueva era para la astronomía, por el beneficio indudable que le reportaría la fotografía y en poco tiempo resultó evidente que así sería. (Nota 1)

Las investigaciones de 1817 por Joseph von Fraunhofer (1787-1826) que sistematizaban el hallazgo casual realizado por William Wollaston (1766-1828) en 1802 sobre el espectro discontínuo de la luz solar y otras fuentes de radiación abrieron las puertas a la nueva disciplina de la espectroscopía . Poco tiempo después, en 1859, se dieron a la imprenta los trabajos de Gustav R. Kirchoff (1824-1887) sobre las leyes de la radiación que permitían interpretar los espectros de emisión y absorción, lo que dió una herramienta teórica para la investigación. La convergencia de fotografía y espectroscopía no se hizo esperar y en seguida el mundo científico contó con espectrógrafos de placa que permitían registrar en forma permanente los espectros y así trabajar con más precisión.

Diversos sabios provenientes de los otrora estancos compartimientos de la química y la física comenzaron a interesarse en la emisión de luz por parte de los astros, e incursionaron en el terreno que antes era exclusividad de los astrónomos. Siglos de tradición consentían en considerar a la astronomía como una especialización de la mecánica y los prejuicios fortalecieron a la vieja escuela europea, enfrentada con la "New Astronomy" que en los EEUU surgió intensamente por la combinación de la popularidad que alcanzó la fotografía y la falta de una tradición nacional en torno a la astronomía.

Los europeos que lideraron esta nueva escuela fueron entre otros Norman Lockyer (1836 -1920) en Inglaterra, Jules Janssen (1824-1907) en Francia, Lewis Rutherfurd (1816-1892) en los EEUU, el padre Ángel Secchi (1818-1878) en Italia, Hermann W.Vogel (1834-1898) en Alemania, quienes lograron constituir sociedades con sus propias publicaciones especializadas, como el Astrophysical Journal. (Chinnici, 1996)

A esta "New Astronomy" adscribían los científicos que se reunieron en Córdoba para aplicar la fotografía al avance de la astronomía.

 

CIENTÍFICO EN ALEMANIA

Carl Heinrich Theodor Schultz-Sellack nació el 31 de marzo de 1844 en la ciudad alemana de Postdam. Sus estudios de ciencias los realizó en Berlín, donde fue asistente del físico Heinrich Gustav Magnus (1802-1870) y luego se especializó en fotoquímica con Hermann Vogel.

Schultz-Sellack comenzó una extensa serie de publicaciones desde 1868 en los Poggendorff Annalen der Physik, como ser "Sales ácidas y subácidas de ácidos de azufre"; "Colores del iodo"; "Colores del ioduro de plata"; Sensibilidad de las sales halógenas de plata a la absorción óptica y química", etc. que continuó hasta su temprana muerte, ya de vuelta en Alemania, en 1879.

En 1871, siendo asistente de astronomía y física, teorizó sobre la aparición de ciertos colores en los daguerrotipos que consideró era debida a la presencia de subioduros o subcloruros de plata en forma de una capa de partículas finamente divididas en la superficie de la plancha daguerreana. Esta afirmación entró en conflicto con la teoría de Wilhelm Zenker (1829-1899), otro alemán de la Universidad de Berlín que investigaba alrededor de la obtención de imágenes en colores. Se sumó a esta polémica el americano Mathew Carey Lea (1823-1897) quien continuó elaborando las ideas de Schultz-Sellack cuando descubrió que se producían tonalidades rojas, amarillas, azules y marrones en emulsiones de colodión y gelatina con haluros de plata. Esto llevó a que Lea fuese el principal defensor de la teoría de que los colores que aparecían en las imagenes basadas en sales fotosensibles de plata se debiesen a cambios químicos en el haluro correspondiente de plata, adhiriendo a las ideas de Schultz-Sellack. Esta teoría lideró las investigaciones por dos décadas hasta que el alemán Otto Wiener (1862-1927) logró demostrar en 1895, al estudiar imagenes daguerreotípicas del tipo Becquerel, que los colores eran debidos a fenómenos ópticos de interferencia y no a la formación de diversos compuestos químicos, como sostenían Schultz-Sellack y Lea. (Barger & White, 1991).

 

 

FOTÓGRAFO EN CÓRDOBA

Gould y sus ayudantes norteamericanos Miles Rock , John Thome, Clarence Hathaway y Walter Davis llegaron a Córdoba en septiembre de 1870 y enseguida comenzaron un relevamiento estelar a ojo desnudo, que complementarían con observaciones a través del instrumento de círculo meridiano, recién a partir de mayo de 1872, cuando llegaron los tan demorados equipos. Esta demora fue una de tantas que sufrió el Observatorio. (Gould, 1879)

En las historiografías locales de la ciencia y también de la fotografía, es crónico el olvido o el error en torno a nuestro personaje y los que lo sucedieron. (Chaudet, 1926, Halperín Donghi, 1970 ; Montserrat, 1971; Gómez, 1986;García Castellanos, 1988;Varios, 1992) (Nota 2)

El principal inspirador del proyecto fotográfico cordobés fue Lewis M. Rutherfurd, quien tiene un lugar destacado en la historia de la astronomía por sus exitosos esfuerzos como pionero de la fotografía astronómica. Millonario y apasionado de esta disciplina, construyó un observatorio y trabajó intensivamente para adaptar la técnica fotográfica al registro de los objetos celestes. Desarrolló cámaras y lentes especiales de modo de obtener en foco las longitudes de onda del azul para maximizar la eficiencia fotográfica, ya que las emulsiones fotográficas no eran pancromáticas y tenían su máximo de sensibilidad en el ultravioleta y el azul. Se usaba en dicho período el proceso al colodión húmedo, que exigía paciencia y precisión en la preparación de las placas y velocidad en el operador, ya que las placas sensibilizadas no podían ser almacenadas más que unas horas. (Nota 3 )

La situación del Observatorio argentino era de privilegio; sólo existían otros cuatro observatorios australes: el de Cabo de Buena Esperanza, el de Melbourne, el de Santiago de Chile y el de Río de Janeiro. (Codina, 1971)

 

 

Fig. 1 El Observatorio Nacional Argentino (Córdoba) fotografiado por Jorge Pilcher en 1875 (Archivo Biblioteca Histórico-Científica)

Ya se había aplicado la fotografía a la astronomía en Sudamérica. Entre los más tempranos antecedentes se cuenta la actuación del francés Emmanuel Liais, astrónomo imperial francés, nativo de Cherbourg, invitado a Brasil por Dom Pedro II para observar el eclipse de Sol del 7 de septiembre de 1858. En dicha oportunidad Dom Pedro facilitó su corbeta a vapor y Liais realizó fotografías del fenómeno celeste. Posteriormente Liais trabajó en conjunto y publicó las investigaciones que realizó con Luiz Cruls, astrónomo brasilero. También, durante el eclipse de sol del 23 de febrero de 1868, la Comisión Astronómica de Rio de Janeiro se instaló en Parahiba del Norte y obtuvo fotos del evento; se conservan imágenes del fenómeno en copias positivas en papel albuminado.

La obra realizada desde Córdoba, aunque no es la primera actividad astrofotográfica en la región, debe considerarse como sobresaliente, pues se trata de un relevamiento sistemático organizado previamente y llevado a cabo con todo éxito. No se puede decir lo mismo de muchos otros proyectos científicos de la época, que naufragaron por una u otra razón.

Gould llegaba de una intensa formación en Alemania con el famoso Friedrich Gauss (1777-1855) y con Friedrich W. Argelander (1799-1875) su gran maestro, orientado hacia la astronomía clásica y el cálculo posicional; pero su amigo Rutherfurd lo había convencido de la importancia de registrar fotográficamente zonas del cielo para luego realizar mediciones precisas sobre las placas con el objeto de perfeccionar los mapas celestes existentes. Asímismo, lo había ganado como un integrante de la "New Astronomy"; Gould planeaba venir equipado a la Argentina con espectroscopio, fotómetro y otros instrumentos diseñados especialmente para la ocasión. (CD 1 )

Excitado por la creación del Observatorio Nacional Argentino, Rutherfurd envió a su amigo Gould el mismo lente que había empleado en sus fotografías pioneras de la Luna y grupos estelares. Sus lentes eran confeccionados por el óptico americano Henry Fitz. También entrenó a Schultz-Sellack y éste viajó, con el lente, para llegar a Córdoba en marzo de 1872. Desde el comienzo, tanto Gould como Schultz-Sellack dijeron que el fotógrafo era pagado en forma privada, sin relación formal con el gobierno argentino. (CD 2)

Los comienzos de la astrofotografía cordobesa fueron difíciles. Una de las mitades del lente llegó rota, partida en dos y Gould se apresuró a encargar otro, que demoraría meses. Cuando el Presidente Avellaneda se enteró ordenó que la fabricación del nuevo lente fuese costeada por el Gobierno argentino. Para salvar la situación hasta la llegada del nuevo lente, Schultz-Sellack tomó la iniciativa de diseñar una montura para ajustar ambas partes del lente mediante tornillos calantes adosados al soporte. Un relojero cordobés llevó a cabo la pieza lo que permitió comenzar los trabajos fotográficos.

Para poner a punto el instrumental Sellack comenzó obviamente fotografiando la Luna, ya que es el astro de mayor tamaño y luminosidad en la noche.

Sospechamos que Gould fue un total iletrado en el arte y la ciencia de la fotografía. Después del alejamiento de Schultz-Sellack, no se hicieron fotografías hasta 1875, al llegar otro fotógrafo, en este caso el norteamericano John Heard. De ningún modo se ha de incluír a Gould entre los fotógrafos que actuaron en el pais, como se ha hecho recientemente. (Gómez, 1986)

Cuando Gould quiso tener una atención con su benefactor, Sarmiento, no pudo enviar una copia en papel y tuvo que limitarse a entregar un negativo de vidrio; eso sí, con una graciosa carta en doble sentido:

Córdoba 1873 Febr. 14

Estimado Sr. Presidente,

Me atrevo a mandarle dos planchitas de vidrio con la esperanza que, aunque no muy bonitas, tengan para Ud. una especie de interés, por tener el retrato de una vecina muy conocida. [ La Luna ]. Dicha persona no es muy amiga nuestra [para las observaciones estelares de Gould, el brillo lunar dificultaba la tarea], sin embargo me ha dado el permiso de hacer sacar su retrato, el que he querido conservar, como el cráneo de Carlos II en el Museo de Oxford, en dos formas – una cuando era joven [Cuarto creciente] y la otra cuando era ya viejo [Cuarto menguante].

Tenga la bondad de ofrecer una al Sr. Dr. Velez en mi nombre.

Creo que los detalles de la cara permitirán un escrutinio por el microscopio, y siento mucho que no hay aquí facilidades para sacar impresiones aumentadas, sobre papel. Aquí vamos bien, no obstante el malísimo tiempo que nos persigue.

Ya asciende el número de estrellas observadas para el gran catálogo a más de 17000, y la nueva oficina meteorológica promete un muy buen éxito.

Deseándole mucha salud, y quedando siempre a sus órdenes, soy de V. atentísimo

S.S. e invariable amigo.

B.A. Gould

A S.E.

Dr. D.D.F.Sarmiento

Presidente de la República

(Gould, 1873)[Texto entre corchetes y negrillas nuestro]

Posteriormente, cuando Gould quiso tener una atención con Avellaneda, tampoco pudo enviarle una copia positiva y tuvo que conformarse con un negativo de vidrio, disculpándose porque en la ciudad de Córdoba no había quien pudiese hacer una copia ampliada en papel fotográfico.

"Tenga la bondad de aceptar una fotografía de la Luna, hecha en Córdoba por la lente quebrada. Casi tengo vergüenza mandándole una cosa tan insignificante, pero su valor principal viene de que existe sino otro telescopio dióptrico capaz de hacer una impresión semejante. No hay en Córdoba recurso para aumentar el tamaño e imprimir la fotografía aumentada sobre papel, lo que sería posible teniendo las facultades necesarias. Pero mirando a través del vidrio creo que los detalles de la superficie lunar quedarán bien marcados aún cuando se averigüen por un microscopio.

En el límite irregular de la parte iluminada, las montañas y los picos, como la forma de los cráteres también, se muestran con la misma claridad que en el telescopio mismo." (Bischoff, 1992 y Anónimo, 1876-1877)

 

 

Esta afirmación sobre la imposibilidad de ampliar la imagen parece a todas luces incorrecta, ya que actuaban por aquellos años diversos fotógrafos en la ciudad. Era común en 1873 el empleo de "cámaras solares", ampliadoras que recurrían a la luz solar para su iluminación (Alexander, 2000) y además cualquier fotógrafo local podía por lo menos hacer una copia de contacto; sin hablar de la abundancia de profesionales de la fotografía en Rosario y Buenos Aires.

Mientras trabajaba en el Observatorio, Schultz-Sellack realizó varias publicaciones, de las cuales cinco son de carácter astronómico; dos son de divulgación y las otras tres de investigación. (Schultz-Sellack, 1873-1874)

Enseguida de instalado en Córdoba publicó en 1873 su trabajo "Uber Sternphoto-graphie" (Sobre fotografía estelar), que apareció en un mensuario científico muy particular de Buenos Aires, La Plata Monatsschrift. (Nota 4) Allí nos relata su versión de como llegó a la Argentina:

"En los círculos científicos hay un prejuicio contra la fotografía que se la considera una charlatanería de moda; el desconocimiento de algo tan interesante como la fotografía es la razón de la falta de su consideración y descuido. Antes, en Alemania, me dediqué con predilección al estudio de los procesos fotoquímicos y quiero en lo que sigue comentar mis trabajos fotoastronómicos que realicé en el Observatorio en Córdoba. Primero quiero mencionar que estos trabajos se realizaron según un arreglo mío con el Sr. Rutherford en Nueva York, un científico particular independiente, quien había aplicado con extraordinario éxito la fotografía para fines científicos; y que las sumas necesarias provendrían de la suscripción de unos señores norteamericanos.

(Nota 5)

El director del Observatorio en Córdoba, Sr.Dr. Gould recibió el permiso del Sr. Ministro para que yo usase la lente fotográfica y el telescopio del Observatorio para este fin.

..............

...el objeto de mis trabajos fueron las fotografías de las estrellas fijas.

..............

El Observatorio de Córdoba posee una de estas valiosas lentes que anteriormente era propiedad del Sr. Rutherford de New York, y que había sido construído bajo su dirección. Yo había llegado a Córdoba con la intención de usar esa lente; al llegar encontré la lente rota. No se podía por el momento pensar en reponer la lente; una total reconstrucción de la lente rota parecía imposible, ya que ni en Córdoba, ni en el país, existía un mecánico capaz de hacerla, y enviándola de vuelta a América del Norte o Europa había que pensar en una indeterminada como seguramente larga espera. Es obvio que no se pueden juntar exitosamente las partes de una lente de estas características como las partes de una olla. Con la ayuda de un relojero de Córdoba construí un aparato de ajuste con tornillos. Después de contínuas pruebas logré finalmente - después de meses de ardua labor - conseguir en lugar de las imágenes dobles que hacía la lente al comienzo, lograr pequeñas imágenes redondas nítidas, tan buenas como las había realizado antes, cuando estaba intacto, en New York. La lente podía ahora realizar imágenes fotográficas de estrellas poco luminosas de novena magnitud, que son diez veces más débiles que las más débiles observables a simple vista.

................

En el cielo boreal son las Pléyades y Praesepe los grupos más brillantes que el Sr. Rutherford fotografió; las Pléyades dieron en la placa cuarenta y cinco estrellas visibles. En el cielo austral hay grupos más ricos en estrellas aun. En la Via Láctea del cielo austral a saber en la constelación de Argo cerca de la Cruz se destacan a la vista varias nubecitas: son los cúmulos de astros más bellos que observé y fotografié.

El cúmulo cerca de la estrella X en la constelación Argo muestra en la placa fotográfica ciento veintitrés estrellas, es tres veces más denso en estrellas que las Pléyades. Una cantidad de otros cúmulos tienen alrededor de sesenta estrellas, en total se eligieron veintisiete grupos y se los fotografió. De la mayoría se obtuvieron varias placas usables que permiten las más exactas mediciones. En lugar de las imagenes oculares pasajeras que se observan en el telescopio, las fotografías pueden ser guardadas como documentos para la discusión y renovadas consultas." (Schultz-Sellack, 1873) [Texto en negrillas nuestro]

 

Esto se decía en el número del 14 de julio de 1873 de La Plata Monatsschrift, algo más de un año después de la llegada del fotógrafo alemán y cuando su contrato ya había caducado. En el mismo artículo se detallan las peripecias que llevaron a la recuperación operativa del lente roto. El resto del artículo es una defensa de la astronomía, del uso de la fotografía como auxiliar de ella, sobre todo como método para realizar mapas celestes de precisión. Por cierto, es el primer artículo en Argentina dedicado íntegramente a la fotografía como auxiliar de una rama de la ciencia.

Sellack sugiere el empleo de la fotografía estereoscópica para uso astronómico; posteriormente el astrónomo José Comás Solá (1868-1937) obtendría un resultado exitoso al emplear la técnica estereoscópica a la fotografía astronómica.

Mientras, Gould hablaba maravillas de "su" fotógrafo, en carta a Avellaneda:

"El trabajo consagrado á las observaciones de la Uranometría y de las zonas, ningún tiempo ha dejado para otro género de investigaciones, y el ecuatorial ha quedado libre para el empleo fotográfico, que me fué permitido por V.E. y para el que algunos amigos de Boston suministraron los fondos necesarios. El Dr. C.S.Sellack, químico y físico de mucha habilidad, que fué contratado en los Estados Unidos para este objeto, llegó a Córdoba á mediados de Marzo, trayendo consigo los aparatos y reactivos químicos necesarios que habían sido comprados bajo la direccion de mi amigo el señor Rutherford en Nueva York. Hice construir un pequeño laboratorio fotográfico, y en Abril fué desembalado el objetivo correspondiente. V.E. tiene conocimiento de la desagradable sorpresa que recibimos con tal motivo. Uno de los vidrios de que está compuesto el lente, resultó quebrado en dos partes, sin duda por algún choque que recibió en el viaje. Se han empleado muchos meses haciendo esfuerzos para utilizar este lente roto. Sin la perseverancia y habilidad del Dr. Sellack, habría esto sido imposible, y así mismo en algunos casos escepcionales se ha conseguido obtener la huella que imprimen las estrellas más luminosas sobre la plancha fotográfica al atravesar el campo del instrumento en su movimiento diurno. Puesto que las fotografías requieren por lo jeneral una esposicion de varios minutos, era necesario que el instrumento tuviese un movimiento precisamente igual á la velocidad aparente de las mismas estrellas, para que ellas puedan quedar relativamente inmóviles, y hacer posible de esta manera la impresión de imájenes bien definidas en la plancha. Pero para poder utilizar estas impresiones en un trabajo astronómico, debe existir en ellas alguna línea de dirección conocida, y á partir de la que puedan ser computados los ángulos de posición. En tal línea puede obtenerse la huella que deja impresa una estrella en la plancha al pasar el campo del instrumento, de suerte que en una fotografía que carece de esta huella pierde una gran parte de su valor, por mas perfecta que pueda ser bajo otros aspectos. Tenemos que agradecer á los Señores Perria Hermanos, relojeros en esta, la construcción de un aparato por el que las fracciones de la lente rota están tomadas de manera que pueden ser muy delicadamente traidas á su posicion relativa por medio de doce tornillos.

Con este aparato ha trabajado el Dr. Sellack sin interrupción y con infatigable paciencia, hasta que sus esfuerzos han sido recompensados con un éxito que nuestros amigos de los Estados Unidos creyeron imposible. Cuando se tiene presente con cuanta precision debe estar arreglada la obra de relojería para este objeto, para conseguir algun resultado, podrá recien apreciarse la dificultad de esta empresa. Hemos obtenido hasta aquí un número considerable de grupos de estrellas, que con el conocimiento de su cero de posición, podrían ser muy útiles. Con sentimiento de la mayor satisfaccion he sabido la intencion que abriga V.E. de reponer la lente rota. Aparte de los importantes servicios que podrá ella hacer á la astronomía, si es empleada por manos competentes, nos permitirá tambien dar el valor que les falta á las impresiones obtenidas con la lente quebrada y aunque V.E. ha conferido ahora al Dr. Sellack el bien merecido puesto de profesor de la facultad de ciencias de la Universidad, así mismo ha prometido él completar con la nueva lente, la obra que tan bien principió con la otra." (Gould, 1876 pero correspondiente a febrero de 1873) [Texto en negrillas nuestro]

 

La segunda de las publicaciones de Schultz-Sellack, también aparecida en la "revista alemana", se titula "La Luna", y es una excusa para difundir dos imágenes obtenidas por él desde Córdoba en 1873 como puede leerse en la misma foto, según se acostumbraba a grabar a mano sobre la emulsión negativa, en la placa de vidrio. (Fig. 2) Estas imágenes tienen la particularidad de ser una real fotografía (papel fotográfico positivo a la albúmina) pegado en la revista en cuestión. (Ferrari, 1986;1993)

 

 

Fig. 2 Imágenes de la Luna, tomadas por Schultz-Sellack en Marzo y Octubre de 1873, desde el Observatorio Nacional Argentino y publicadas en La Plata Monatsschrift (Buenos Aires, 1873) (Archivo del autor)

Allí habla de Rutherfurd, introduce al lector en los adelantos de la ciencia astronómica y de su asociación con la fotografía desde los inicios de ésta última, para luego hacer una recorrida sobre la presencia de la Luna en la literatura y el arte.

Sus otros artículos, de investigación, aparecieron en Alemania y EEUU, donde en el titulado "Fotografía de grupos estelares del sud" detalló los experimentos hasta lograr imágenes de las nubes de Magallanes, conjuntos estelares que lo maravillaron.

Finalmente, en "Fotografía directa de protuberancias solares" analiza la técnica de filtrar la intensa radiación visible del disco solar y fotografiarlas en base a la diferente composición espectral de la radiación, protuberancias que salen erráticamente por sobre la superficie del astro. Es un artículo teórico donde se disculpa por no haber podido realizar pruebas desde el Observatorio en Córdoba.

Salvo el artículo sobre la Luna, los otros artículos no fueron acompañados de fotografías, por lo que podemos decir que las de la Luna que ilustran aquel son de las pocas imágenes muy tempranas que han llegado hasta nosotros.

Hoy en día el Observatorio tiene solo algunas pocas placas negativas de fin del siglo XIX y más avanzado este artículo se entenderá porqué.

 

PROFESOR DE LA ACADEMIA

Sea porque desease la compañía de los otros profesores alemanes, porque le sobrase tiempo o porque preveía un conflicto con Gould, Schultz-Sellack aceptó el cargo de titular de la cátedra de física en la Academia de Córdoba, lo que enseguida motivó resquemores en Gould. Formalmente, la Academia se creó en 1878 (Tognetti, 2000) pero ya los académicos se movían en el ámbito de la Universidad de San Carlos. El nombramiento de Sellack es del 28 de febrero de 1873 y el 12 de agosto de 1873, Schultz-Sellack inauguró la cátedra con una conferencia donde expuso ante sus oyentes sobre el salto cualitativo dado por el pensar científico en siglos pasados al escapar del autoritarismo aristotélico hacia el nuevo marco de la especulación y la confirmación experimental. Terminó su exposición encuadrando a la ciencia entre las privilegiadas herramientas de la humanidad, esencial para entender el mundo y dominarlo.
Se interesó por la meteorología regional y por las incipientes industrias locales, dejando sendos artículos al respecto. Asimismo, dejó un relato de la génesis y desarrollo de la Universidad de Córdoba. (Schultz-Sellack, 1873d; 1874c;d y e)

Schultz-Sellack era apreciado por alumnos y colegas; el conflicto entre el resto de los académicos y Burmeister (Tognetti, 2000) no debe haberlo ayudado, por aparecer como aliado de los enemigos del sabio prusiano, amigo de Sarmiento.

El nombramiento preocupó a Gould (CD 2) y por solicitud de Sarmiento a Avellaneda, se consideró el préstamo de Schultz-Sellack desde la Facultad al Observatorio, pero eso duró poco, porque entraron en conflicto. (CD 3)

 

 

 

GOULD Y LA ASTROFOTOGRAFÍA

En el centro del proyecto de relevamiento astrográfico estaba el empleo de la fotografía y desde el momento de la planificación de la expedición, luego convertida en una prolongada estadía, Gould siempre tuvo como objetivo la posesión personal de las placas fotográficas celestes para poder llevarlas a USA y allá medirlas con tranquilidad.( Gould, 1874) (CD 4) De ahí que el fotógrafo fue contratado en forma privada, sin recurrir a los fondos de la Nación; Schultz-Sellack no fue empleado del Observatorio ni del Estado.

En 1874 Gould se lamentó en carta a Rhuterfurd que no había logrado reunir fondos para la empresa fotográfica, pero entendemos que se refiere a un segundo eventual contrato, ya que el fotógrafo, las drogas y los equipos ya se habían comprado, el fotógrafo había viajado y realizado tareas al respecto. (CD 5) En junio de 1873 finalizó el contrato y sin embargo Schultz-Sellack siguió trabajando.

Pero posteriormente, al llegar otro fotógrafo, John Heard, Gould no tuvo pruritos, ya que aceptó que el gobierno atendiese el sueldo del fotógrafo. Cuando Gould en 1885 se volvió definitivamente a USA, llevó consigo todas las placas fotográficas, no importa qué fotógrafo las hubiese tomado ni si técnicamente pertenecían o no al estado argentino.

No hemos hallado ninguna mención a este asunto en la correspondencia de Gould con las autoridades pero suponemos que la liberalidad de Sarmiento y Avellaneda no habría tenido reparos en que el astrónomo norteamericano se las quedase; consideraban que Gould llevaría a la nación Argentina a figurar entre las naciones avanzadas. En la despedida que se le hizo en Buenos Aires, en el Instituto Geográfico Argentino, habló Sarmiento:

"Dejais fotografías en planchas de vidrio, como documentos imperecederos …" (Sarmiento, 1885)

Ese "dejais" fue dicho en sentido figurado, pensando en el aporte a la ciencia universal. Gould estaba volviendo a los EEUU con las placas fotográficas, para su minuciosa medición con micrómetros especiales, diseño de Rutherfurd y habiendo solicitado permiso para ello al Gobierno Nacional. (Paolantonio, 2001)

Recientemente se ha documentado que el Estado argentino pagó a Gould todos los gastos que realizara en torno al fotógrafo, las drogas y el equipamiento. (Paolantonio, 2001)

Los últimos años de su vida Gould los dedicó a dar forma a la enorme masa de datos que surgieron de las mediciones sobre las placas fotográficas, estudio que aparece publicado post mortem en su obra, de edición norteamericana, "Fotografías Cordobesas" (donde no se reproducen fotografías, sino las mediciones sobre las mismas). Editado en Lynn, Massachussetts, en 1897. Pocos saben que la liberalidad argentina        llevó a que el gobierno pagara los gastos de esa edición, dando curso al reclamo de los descendientes de Gould, quienes solicitaron - y obtuvieron - un resarcimiento de 10.000 pesos oro ante el Congreso de la Nación. (Anónimo, 1898)

 

EL CONFLICTO CON GOULD

En el artículo de Schulz-Sellack sobre la Luna, ilustrado con las dos imágenes obtenidas desde Córdoba, no se le da ningún crédito al director del Observatorio sobre estas imágenes y la difusión del artículo debe haber tomado por sorpresa a Gould. Para completar la situación, al pie de página del mensuario se informaba que en la Librería de Nolte se vendían copias de estas fotografías, lo que habrá enfurecido aún más a Gould.

De pronto la armoniosa relación entre el astrónomo y el fotógrafo se rompió.

Sabemos que estos alemanes eran de carácter duro y propensos al conflicto, con un alto grado de autosuficiencia y que veían su estadía en la Argentina como una oportunidad curricular inusual, no desde el punto de vista docente sino desde la investigación.

Los conflictos que se iniciaron en el Observatorio se debían a que Gould reclamaba una mayor dedicación a Schultz-Sellack y los reclamos llegaron al ámbito de la Academia. En el Boletín Oficial de 1874 se publica lo siguiente:

"El Dr. D. Cárlos S. Sellack vino de Norte América al país en el año 1872, contratado por una sociedad de allí para hacer vistas fotográficas del cielo nocturno para uso del Observatorio Astronómico bajo la dirección del Dr. B.A.Gould. En esta función ha sido ocupado hasta el fin de año, cuando fué presentado por los catedráticos Lorentz, Siewert y Stelzner para la cátedra de física en la Universidad de Córdova. El Exmo. Gobierno había aceptado esta presentación, nombrando al Dr. D. Cárlos S.Sellack Catedrático, bajo la condición de cumplir al mismo tiempo sus obligaciones pendientes con el señor Gould. Como el Dr. Sellack no ha hecho caso de esta obligación hasta la fecha de su dimisión, el Exmo. Gobierno se ha visto obligado a dimitirle de su empleo por el Decreto siguiente:

            (Boletín Oficial de la Nación, Año IV, Tom. 1 pag. 287)

Departamento de Instrucción Pública

                                                            Buenos Aires, Febrero 11 de 1874

No habiendo cumplido el Dr. D. Cárlos S. Sellack, las instrucciones que se le dieron, cuando se le nombró Profesor de Física de la Facultad de Ciencias y habiendo desentendido las reiteradas órdenes del Ministerio de Instrucción Pública, para que se presentase en el Observatorio Nacional á continuar los trabajos fotográficos, que ha dejado pendiente con perjuicio de las publicaciones científicas, que debe hacer el Director del Establecimiento.

El Presidente de la República

                                    DECRETA

Artículo 1º Queda separado el Dr.D.Cárlos S.Sellack del puesto de Profesor de Física de la Academia de Ciencias.

Artículo 2º Comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

                                    Firmado                                   SARMIENTO

                                                                                    Juan C. Albarracín"

y Schultz-Sellack fue separado de su cargo.

Recurrió a Sarmiento, a Avellaneda y a Burmeister, sin éxito.

"Al Exmo. Señor Presidente de la República

            Dr. D. Domingo F. Sarmiento

            Córdoba, 11 de noviembre de 1873

            Exmo. Señor Presidente,

He tenido el honor de recibir su apreciable carta de V.E. de fecha 5 del corriente, pidiéndome la continuación de los trabajos fotográfico-astronómicos que me habían sido encomendados por S.E, el Señor Ministro de Instrucción Pública.

Ante todo debo hacer presente a V.E. que dichos trabajos no pueden efectuarse en este momento porque el telescopio está ocupado al presente, i lo estará, según estoi informado, hasta fines de este mes, en otros trabajos del Señor Director del Observatorio Nacional.

Con fecha 30 de octubre próximo pasado, dirijí una nota al Exmo. Señor Ministro del ramo, dandole cuenta de un incidente que ha tenido lugar, i de cuyos pormenores ruego al Exmo. Señor Presidente se sirva informarse por mi precitada nota limitándome en la presente a comunicar a V.E. que el Dr. Gould me ha expulsado ignominiosamente del Observatorio, llamando en su asistencia a su portero.

V.E. sabe, que he venido a este país encargado por una asociación Norteamericana para hacer estos trabajos fotográfico-astronómicos. He llenado esta misión bajo las circunstancias más contrarias, dándole sin embargo un éxito tal que al mismo Gould ha causado admiración.

Posteriormente el Exmo. Gobierno Nacional, mediante las indicaciones de los Profesores de la Academia de Ciencias Físicas, me ha nombrado profesor de la cátedra de Física.

Por algunas espresiones en la correspondencia del Exmo. Señor Ministro, anterior a mi nombramiento, he creído entender que la continuación por mi parte de los trabajos astronómicos en el Observatorio se consideraba como parte de los deberes del profesor de Física, i viendo la imposibilidad de poder cumplir con deberes acumulados, he creído deber declinar mi nombramiento bajo semejantes condiciones.

Lo he aceptado solamente porque en los términos más explícitos el Señor Ministro me aseguraba que mi nombramiento sea para las funciones de catedrático, expresándome solamente los deseos que tenía el Exmo, Gobierno Nacional de que estos trabajos no se interrumpiesen. Deseando también por mi parte prestar un servicio al Exmo. Gobierno Nacional, prometí al Sñr. Ministro al aceptar mi nombramiento, continuar dichos trabajos en cuanto me lo permitiesen las múltiples atenciones de mi nuevo empleo.

He dedicado hasta el presente una ó dos noches a la semana a los trabajos fotográfico-astronómicos. Un ayudante fotógrafo, que yo había pedido al Sñr. Ministro para facilitar dichos trabajos, me fue negado. Sin embargo todos mis momentos libres los he consagrado a ellos. Por el informe que he presentado al Sñr. Ministro con fecha 6 del corriente verá V.E. que desde la llegada de la nueva lente tampoco he perdido mi tiempo.

Desde el principio ya, al emprender mis trabajos fotográficos que la asociación Norte-Americana me había encomendado, i por cuya cuenta el Sñr. Gould debía satisfacerme, este Señor se limitó a decirme: "Haga Ud. lo mejor que sepa i pueda", i cuando el Exmo. Gobierno me encargó de nuevo la continuación de los mismos trabajos, tampoco recibí instrucciones, ni menos podía esperarlas del Sñr. Gould que no está interiorizado del carácter de los detalles de mis trabajos, por cuanto ellos son completamente extraños a los que está ejecutando dicho Señor.

Sin embargo estoi dispuesto a ejecutar estos trabajos lo mejor que pueda, como lo quería el Señor Gould, a aceptar de él las indicaciones que crea convenientes, pero de ningún modo puedo consentir a aceptar el tratamiento de dependiente personal del Director del Observatorio Nacional, mucho menos cuando estos trabajos no tienen relación ninguna con la Uranometría i las Zonas australes, cuya publicación es la tarea actual del Sñr. Dr. Gould.

Ruego al Exmo. Señor Presidente, que no dude de mi buena voluntad en servir al Gobierno Nacional, ni tampoco de la sinceridad i lealtad de la conducta que he observado hasta el presente. Así espero que V.E. después de las explicaciones que dejo consignadas tendrá ocasión de formarse una opinión más acertada sobre los sucesos que han motivado su referida carta del 5 del presente, i que V.E. resolverá lo que de la justicia i del honor del primer majistrado es de esperarse.

Aprovecho esta ocasión para ofrecer al Exmo. Señor Presidente de la República           las protestas de mi suma consideración i sumiso respeto.

                                                                                                Cárlos S. Sellack"

            (Schultz-Sellack, 1874g)

Este episodio tiene varias aristas, inclusive de ilegalidad, ya que no siendo empleado del Observatorio , no debería existir conflicto en el cual el Estado actuase como lo hizo. Evidentemente el ascendiente de Gould sobre Sarmiento y Avellaneda le permitió al primero presionar al fotógrafo.

 

Hagamos una rápida síntesis para visualizar las diversas fases de esta relación:

En marzo de 1872 llega Sellack, contratado por una "sociedad Norteamericana" según sus dichos. Gould afirma que en realidad lo ha contratado él. Ninguno de los dos muestra el contrato, pero se habla de que se inició en diciembre de 1871, al salir de EEUU.

En abril de 1872 se abre la caja del objetivo y se encuentra rota una de las lentes.

En un lapso de meses, Sellack logra un montaje operable para la lente.

En febrero de 1873 Sellack publica fotos de la Luna

En febrero de 1873 Gould se dirige a Avellaneda con palabras encomiosas sobre Sellack.

En febrero de 1873 Gould habla del proyecto fotográfico "para el que algunos amigos de Boston suministraron los fondos necesarios."

En febrero de 1873 se lo nombra a Sellack catedrático de Física.

(Al negociar el nombramiento, el Ministro trató que las responsabilidades del cargo de Física incluyesen las obligaciones en el Observatorio, pero Sellack no accede. Finalmente se separan ambas actividades con el compromiso de Sellack de no desatender al Observatorio)

Sellack pide un ayudante p/ las tareas fotográficas y se lo niegan.

A mediados de 1873 llega la nueva lente.

Para mediados de 1873, Gould afirmaba que terminaba el contrato de Sellack, sin embargo siguen requiriendo sus servicios.

El 12 de Agosto de 1873 asume la cátedra dando su conferencia inaugural.

El 20 de Septiembre de 1873 Gould hace reclamo al Ministro de Instrucción Pública.

30 Octubre de 1873 surge el conflicto y Sellack notifica al Ministro.

6 de Noviembre de 1873 Sellack informa al Ministro de las actividades con el nuevo lente.

11 de Noviembre de 1873 Sellack hace un largo descargo frente a Sarmiento, donde no acepta ser empleado personal de Gould pero sí sus responsabilidades en el Observatorio, y sugiere que le han sido entorpecidas sus tareas.

Febrero 1874 se separa a Sellack del cargo de catedrático y no se lo deja actuar en el Observatorio.

6 de Marzo de 1874 Sellack hace un pedido a Burmeister.

22 de Abril de 1874 Gould afirma en carta a Burmeister que ninguna sociedad pagó los sueldos de Sellack, sino que lo hizo el propio Gould de sus fondos personales.

Sabemos que Schultz-Sellack hizo una defensa de su posición, en cartas a Avellaneda (Ministro de Instrucción Pública), a Sarmiento (Presidente de la Nación) y a Burmeister (Director de la Academia). Solo conocemos las que envió a Sarmiento y a Burmeister. (Nota 6 )

Gould reclamó al ministro Avellaneda en estos términos:

"Córdoba 1873 setiembre 20

Muy apreciado amigo

Me aprovecho de su invitacion para dirijirle una carta recapitulando lo sucedido en el asunto de las fotografías telescópicas. Es largo, - lo que siento, mas espero que no es demasiado largo para ser leída.

He abstenido de entrar en varias cosas menores, aunque hacen mas grave el asunto principal – el de haber faltado enteramente a los compromisos hechos y las instrucciones dadas -.

Le seré indeciblemente reconocido si puede conseguir que se hagan las fotografías, y en la manera debida; sin embargo temo que esto no será posible sin pasos muy decididos pues el hombre parece muy hinchado por su nueva dignidad y titulo de "catedrático"; y aunque sus enseñanzas recien han principiado, ocupando pocas horas en la semana, y no han de seguir en el verano, él quiere hacer parecer incompatibles las dos ocupaciones.

Le saludo con mucho afecto, deseandole toda felicidad y quedando siempre

de Ud. afectísimo amigo y seguro servidor

                                                                                                                        B.A. Gould

Sr. Dr. D. Nicolás Avellaneda" ( Caillet-Bois, 1969)

 

Gould menciona la expiración del contrato de Sellack para cuando llegase la segunda lente, que llegó a mediados del 73, o sea ese compromiso tenía una vigencia en el tiempo, que hoy sabemos fue un contrato por 18 meses, aunque no se hubiesen consumado sus objetivos. Sin embargo, se siguieron requiriendo los servicios del fotógrafo durante el resto del 73, llegando al conflicto y separación de sus funciones. ¿Gould pagaba mes a mes el sueldo del fotógrafo? ¿O lo recibía éste directamente desde el exterior? Aparentemente la deseperación e imposibilidad de Gould por controlar a Schultz-Sellack parece indicar que no tenía control sobre sus emolumentos.

El conflicto surge a la finalización del contrato y en un principio Gould planeaba renovarlo. (CD 3 y 5)

¿Por qué Sellack no presentó su contrato como prueba del cese del compromiso?

Probablemente porque quería seguir trabajando hasta último momento y usufructuar al máximo esa situación. No asumió la finalización de la obligación contractual; él seguía aferrado al compromiso con la "sociedad Norteamericana", pero negaba ser empleado personal de Gould y no le reconocía conocimientos sobre los pasos a dar en el tema fotográfico.

 

LA EXPOSICION INTERNACIONAL DE FILADELFIA DE 1876

Con la apertura del proceso de Reorganización Nacional, el país comenzó a participar en los eventos internacionales de moda: las Exposiciones. En la Exposition Internationelle de París, 1867, el gobierno nacional había enviado una nutrida selección de objetos y productos del país, Sarmiento asisitió a la exposición y junto con el general despliegue de la ciencia y la técnica, vió el prestigio de la fotografía y los recientes logros de la astronomía. (Anónimo, 1868)

Sarmiento totalmente imbuído de esta corriente, alentó localmente la realización de la Exposición Nacional en Córdoba (1871).

Después de este esfuerzo, el país volvió al ámbito internacional, donde la próxima exposición fue la de Filadelfia (USA) en 1876. Fue especialmente relevante, ya que celebraba el primer centenario de la independencia estadounidense y duró del 10 de Mayo al 10 de Noviembre (Wolfson Jr., 1986).El Gobierno Argentino nombró una comisión organizadora y las provincias también, así Córdoba estuvo representada y los organismos cordobeses creados para el auspicio de la ciencias tuvieron un papel importante. La Comisión organizó una muestra previa a la Exposición, con todos los elementos que las diversas provincias llevarían a Filadelfia. Buenos Aires fue el lugar obligado para esta Exposición Preliminar y la misma despertó mucho interés. (Anónimo, 1874)

Nos interesa destacar que el Observatorio Nacional Argentino en Córdoba participó exhibiendo fotografías de la Luna y grupos estelares. Cuentan investigadores de Córdoba que Gould logró manipular las imágenes lunares, ya que se estaban por presentar las obtenidas por Schultz-Sellack y que logró reemplazarlas por las de Heard. (Paolantonio & Minniti, 2000)

Otro detalle de interés surge de la conferencia de Gould al respecto, donde explica que se hicieron copias al carbón, donde la imagen lunar era de 48 cm de diámetro. Este tipo de impresión, de carácter fotomecánico, estuvo en boga en el siglo XIX y permitía obtener copias de muy buena calidad y exentas de las limitaciones de la emulsión fotográfica, haciéndolas más duraderas. (Reilly, 1986; Baldwin, 1991)

Con certeza, se hicieron fuera del país, ya que nunca se aplicó localmente esta técnica de fotoreproducción.

SUPERVIVENCIA DE IMÁGENES

Una de nuestras preocupaciones es reconstruír la situación sobre la pasada producción fotográfica científica de nuestro país y en especial tratar de recuperar lo que aún sobreviva. Con referencia al Observatorio Nacional Argentino (Córdoba), su primer fotógrafo Carl Schultz-Sellack y su primer director, Benjamín A. Gould son los principales actores, seguidos por John Heard.

Gould dejó claro que deseaba poseer las placas negativas que se tomasen desde el Observatorio (Gould, 1874) y es evidente que la total ausencia de placas anteriores a 1885 en el mismo se debe a que Gould las llevó a EEUU a su retorno (1885), lo que implicaría toda la producción de Schultz-Sellack, de Heard y su sucesor, Edwin Thompson. También es probable que Schultz-Sellack, al entrar en conflicto con Gould, se llevase algunos negativos, en especial los de las dos vistas de la Luna. ( Schultz-Sellack, 1873 )

Las imágenes de la Luna reproducidas en La Plata Monatsschrift son las únicas copias positivas de época que hasta el momento conocemos de ese período seminal de nuestra fotografía astronomica. A pesar de que el impresor y distribuidor del mensuario, el librero Nolte, anunciaba la venta de esas imágenes, no conocemos ningún ejemplo supérstite que se haya comercializado por separado.

Desconocemos qué puede haber sucedido con el archivo personal de Schultz-Sellack. Buscando el de Gould, en EEUU hemos encontrado segmentos de correspondencia del mismo. (Nota 6) El conjunto de negativos al colodión húmedo que constituyen el relevamiento fotográfico realizado desde Córdoba y llevado por Gould a los EEUU, donde realizó las mediciones que componen la obra Fotografías Cordobesas, se encuentra preservado y clasificado en el Harvard College Observatory (Paolantonio & Minniti, 2000)

Finalmente, los regalos de Gould a Sarmiento, Avellaneda y Velez –3 negativos de vidrio- serían lo poco que deberíamos tener la esperanza de encontrar en algún archivo argentino, además de alguna copia positiva hecha por Sellack o por Heard.

Sin embargo, las búsquedas que realizamos en el archivo del Museo Sarmiento y entre los descendientes de Avellaneda, no han dado ningún fruto.

 

 

 

CONCLUSIONES

En este breve pero intenso conflicto, Gould ha tenido todos los beneficios que da la proximidad al poder y al statu quo. Sellack no tuvo un ámbito donde exponer sus descargos, no conocemos ningún contrato, ni con Rutherfurd ni con Gould; sin mencionar que parece impropio condicionar un nombramiento de la Academia con una cláusula relativa a un asunto ajeno al gobierno, como fue la de "atender sus deberes en el Observatorio".

Sellack era un científico, quien debe haber tenido ansias similares a las de Gould en cuanto a las realizaciones potenciales de la fotografía astronómica. Ambos sabían que estaban en un lugar, momento y situación privilegiadas, ya que con excepción del Observatorio de Melbourne (Australia) no existía otra actividad fotográfica similar en el hemisferio Sur. Brasil había tenido algunos eventos pioneros pero puntuales por la presencia de belgas y franceses y el auspicio de Don Pedro II; en cuanto a Chile todavía no aplicaba la fotografía a los temas astronómicos.(Ferrari,1997). Las expectativas creadas entorno de las novedades del uso de la fotografía en la astronomía pueden haber llevado a que Sellack usufructuase indebidamente su posición de privilegio al controlar la operación fotográfica del Observatorio. Por su parte Gould incurrió en falsedades para minimizar el papel jugado por Sellack en los inicios de las actividades astrofotográficas del Observatorio, contradiciendo sus propios dichos (Cf. Gould, 1874 y 1877). (CD 6)

La insidiosa presión para cesantearlo en la Academia porque no cumplía en el Observatorio, no fue muy digna ni tuvo ningún efecto positivo sobre la actividad fotoastronómica, sino que al contrario, dejó a la institución sin fotógrafo por un año.

 

AGRADECIMIENTOS

Al amigo Ing. Orlando L’Huillier, por el constante estímulo y el préstamo de material bibliográfico.

Al Lic. Luis Tognetti por reproducciones de material de archivo y sus gentiles comentarios al trabajo.

 

NOTAS

1) El empleo más temprano de la fotografía con fines astronómicos es coincidente con el desarrollo del daguerrotipo, 1839 - 1842. Lo sugirió Arago en su presentación del descubrimiento ante la Academie des Sciences y enseguida se demostró factible, con los experimentos de Daguerre, de la Rue, Draper y Whipple. (Barger & White, 1991)

2) Varios autores atribuyen erróneamente a Gould la capacidad y dominio de la técnica de fotografía astronómica puesta en juego en el Observatorio de Córdoba, sin siquiera mencionar la existencia de Schultz-Sellack. García Castellanos es uno de los pocos que puntualiza que éste fue el fotógrafo, pero posteriormente atribuye los méritos a Gould.

También se lo suele considerar erróneamente como integrante de la primer camada de profesores alemanes contratados por Burmeister para organizar la Academia de Ciencias.

3) El procedimiento fotográfico con placas al colodión húmedo consistía en la aplicación de una emulsión fotosensible en base al colodión (que actuaba como aglutinante) y sales de plata. Una vez sesibilizada la placa debía ser usada en cuestión de minutos, ya que al secarse se perdía gran parte de la sensibilidad, ya de por sí baja. Luego, en la tranquilidad del cuarto oscuro, esa placa era empleada para obtener copias positivas.

4) El mensuario La Plata Monatsschrift (1873-1876) apareció en Buenos Aires bajo la dirección del periodista y empresario alemán Richard Napp. Napp había llegado de joven a la Argentina y había desarrollado una rápida carrera, que incluyó su vinculación como agente de inmigración alemana. Este mensuario, previo a los Anales de la Sociedad Científica Argentina, concentró información sobre ciencias naturales e industrias de todas las provincias argentinas y países de la región. Estamos preparando un estudio sobre esta interesante publicación.

5) El investigador Sameer Makarius afirma que dicha "sociedad norteamericana" fue en realidad una logia masónica. (Makarius, 1993) No es de despreciar esta hipótesis, ya que Gould, Rutherfurd, así como Sarmiento, Avellaneda y otros miembros de la sociedad local, pertenecían a la Masonería.

6) Gracias al Lic. Tognetti accedimos al libro copiador que contiene la transcripción de la carta de Schultz-Sellack a Burmeister, pero por estar escrita en alemán copiado por un amanuense, nos ha resultado indescifrable.

7) El archivo en cuestión es el de The South Caroliniana Library (EEUU).

 

 

 

CITAS DOCUMENTALES

 

CD 1) "Merz played me a right shably trick. The time within which he might have made the spectroscope he consumed in all sorts of questions and excuses to me, and then at the last moment informed me that he had promised Aguilar of Madrid to have a spectroscope ready for him against the total eclipse of next December, so that he could not have mine ready before the early part of 1871! "

"Of course I shall be, and I now am, greatly exercised in my mind until I learn the issue of our efforts in behalf of the photographic work. Mr. Quincy has only alluded to it once, and then says that he has "been discussing it with some gentlemen". Whether this augurs progress in the plans, or the contrary I cannot make up my mind." (1870)

 

CD 2) "My friends at home had brought together a considerable sum of money, for the purpose of purchasing chemicals and the needful apparatus, and sending out a competent physical assistant, whose services were engaged for 18 months."

....

"Meantime the young German assistant has so far won the respect and regard of the Professors in the Faculty of Sciences that they have unanimously nominated him to Dr. Avellaneda for their colleague in the chair of Physics. So what is the loss for me and the Observatory, will be a gain for the University.

I had looked forward to the results of this photographic lens with the greatest hope, not merely for the personal gratification which I anticpated for subsequent years, after my return home - in measuring and computing these images of Southern clusters; but trusting that my successors here would make the Argentine Observatory a pioneer in this new and comparatively untrodden field. For I believe that this lens would have given as poor photographs as the great Melbourne telescope, constructed chiefly for that purpose. But I am endeavouring to use all my philosophy." (1872a)

CD 3) "...he tenido el gusto de saber del Dr. Avellaneda que él va a restituir lo que he perdido en los servicios del ayudante personal que hice venir para las obras fotográficas -prestando al Observatorio por lo pronto los servicios de este señor, después de ser nombrado profesor de Física en la Universidad- puesto para que me parece que es muy apto. Así creo que podremos seguir haciendo bastantes progresos." (1872b)

CD 4) "Just before my departure, Mr. Rutherfurd had supplied himself with a yet larger telescope, adapted to the same purpose; and I improved this fortunate opportunity of securing the identical photographic object-glass which he had employed in all his previous investigations. And when I left home, it was not without some ground for hoping that a sufficient sum would soon be contributed from private sources to enable me to carry out the plan of securing photographic impressions of the chief southern star-clusters without appealing to the Observatory or to any other institution. The telescope is adapted for either photographic or optical use, since the two object-glasses are easily interchangeable, and a camera can readily be substituted for the astronomical eyepiece.Immediately on arriving in Buenos Aires, I explained these plans to the President and Minister, and received their cordial promise of all needful aid, - promises which, like all others from the same source, were more than fulfilled. Inasmuch as the direct observations proposed would clearly demand all my available time and strenght, I naturally desired to secure the photographic impressions from my private resources; not only because all of the Observatory’s funds would be required for the regular work, but also that I might be justified in reserving the photographs for measurement and study at my subsequent leisure, and might remove them from the country without impropierty, should I desire. Consequently, I addressed to the government a formal application for leave to use the large telescope for this purpose, at such times as might not interfere with the regular work of the Observatory, and this permission was at once accorded with great cordiality, and a full understanding of the case.

The endeavor to secure the requisite funds by private subscription met with the same fate as the similar one in 1865, in behalf of the expedition then proposed. Promises were secured for a portion of the necessary means, but the difficulty of obtaining the full sum was found too serious to warrant a continuance of the efforts, and the plan was therefore abandoned. But this dissapointment was alleviated by an unexpected and delightful encouragement. My parents, by blood and marriage, gave a practical support and token of simpathy by authorizing me to draw on them for the means of carrying out my fondly cherised plan. And although I was fortunately able to go forward without availing myself of this generous permission, it was of essential service in the justification it afforded me in undertaking this work, upon wich I might not otherwise have ventured.

(1874b) [Las negrillas son nuestras]

CD 5) "It has been a disappointment to me that the schemes for raising the photographic funds have borne so little fruit.

…..

If nothing else can be done, I purpose before another year has expired, to write you begging you to secure for me the services of some competent man to whom you will give a little training, and to equip him with the needful chemicals for a year’s siege, and then to make were the Equatorial [falta el resto]. (1874a)

 

CD 6) "Todos mis esfuerzos para unir los fragmentos de la lente, con la mayor minuciosidad, fueron frustrados; pero al fin nuestros hábiles conciudadanos, los Sres. Perrin, lograron construir, por dibujos hechos por uno de los ayudantes, el Sr. Davis, un aparato, en el cual cada pedazo de la lente quebrada era sostenido por medio de tornillos muy finos, colocados de tal manera que se hacia posible un arreglo delicadísimo de sus posiciones. Así se construyó el objetivo con suficiente exactitud para que diese fotografías de la luna, medianamente buenas, é impresiones de algunos grupos de estrellas.

(1877) [Las negrillas son nuestras]

 

BIBLIOGRAFIA

Alexander, Abel (1992) Comunicación personal.

Anónimo (1868) La República Argentina en la Exposición Universal de 1867 en París. Buenos Aires, Imprenta del Porvenir. In 8º, 182 pgs.

Anónimo(1874) Esposición en Filadelfia - Documentos publicados por el Comité Central Argentino. Buenos Aires: Imprenta del Porvenir.

Anónimo (1876-1877) Archivo de la Universidad Nacional de Córdoba, Libro 19, pg. 497. (Citado por Bischoff, 1992)

Anónimo (1898) Boletín Oficial, pág.

Anónimo (1912) Correspondencia Gould-Mitre. En: Correspondencia Literaria, Histórica y Política del General Bartolomé Mitre. Buenos Aires: Imprenta de Coni hermanos, Tomo III.

Anónimo(1935) Correspondencia Sarmiento-Gould En: Boletín de la Academia Argentina de Letras, Buenos Aires: Imprenta de la Universidad, Vol. III.

Baldwin, Gordon (1991) Looking at Photographs – A Guide to Technical Terms.

Malibu & London: Getty Museum & British Museum Press.

Barger, S. y White, W. (1991) The Daguerreotype - Nineteenth Century Technology and Modern Science. Washington DC: Smithsonian.

Bischoff, Efraín (1992) Fotógrafos de Córdoba. En: Memorias del Primer Congreso de Historia de la Fotografía, (Vicente López , Pcia. de Bs.As.). Buenos Aires: Mundo Técnico S.R.L., pgs.111-115.

Burmeister, G. (1944) Viaje por los Estados del Plata, Tomo III, pg. 47.Buenos Aires: Unión Germánica en la Argentina.

Caillet-Bois, R. ( 1969) Correspondencia Gould-Avellaneda. En: Boletín del Instituto de Historia Argentina "Dr. E. Ravignani"; Buenos Aires, año XI, Tomo XI (segunda serie), nº 18-19.

Chaudet, E. (1924) Benjamín Apthorp Gould 1824 - 27 de septiembre - 1924.

En: Revista de la Universidad Nacional de Córdoba, año XI, nº 7-8-9 (julio-agosto-septiembre 1924). Córdoba: Talleres Gráficos Cubas Madueño.

Chaudet, E. (1926) La Evolución de la Astronomía durante los últimos cincuenta años (1872-1922). Serie Evolución de las Ciencias en la República Argentina; Buenos Aires: Imprenta Coni.

Chinnici, Ileana (1996) La Societá degli Spettroscopisti italiani e la fondazione dell''Astrophysical Journal' nelle lettere di G.E. Hale a P. Tacchini.

En: http:/albinoni.brera.unimi.it/Atti-Como-96/chinnici.html

Codina, Sayd (1971) Cien años de astronomía argentina. En: Ciencia Nueva (Buenos Aires), nº 13, 1971, pgs. 22-24.

Correspondencia Gould – Rutherfurd , Archivo de The South Caroliniana Library, (USA)

Cutolo, V. (1985) Nuevo Diccionario Biográfico Argentino.Vol. VII Buenos Aires: ELCHE.

Ferrari, Roberto A. (1986) Algunas Obras de Nuestro Pasado Científico. Adhesión a la XII Feria Internacional de Buenos Aires "El Libro, del autor al lector" dedicada a la Ciencia. Buenos Aires: FEPAI.

Ferrari, Roberto A. (1993) Bibliografía de Publicaciones Argentinas con Fotografías Montadas (1864-1900); Olivos: Biblioteca Histórico-Científica.

Ferrari, Roberto A. (1997) El tránsito de Venus en 1882 y su Registro fotográfico en Latinoamérica. En: Primer Encontro de História da Fotografía Latino-Americana Gilberto Ferrez; Río de Janeiro, 27 y 28 de octubre. FUNARTE.

García Castellanos, Telasco (1988) Sarmiento - Su influencia en Córdoba. Córdoba: Academia Nacional de Ciencias.

Garzón, Ernesto ( 1938) Antecedentes para la Historia de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Córdoba. Córdoba: Imprenta de la Universidad.

Gómez, Juan (1986) La Fotografía en la Argentina: Su Historia y Evolución en el siglo XIX 1840-1899. Buenos Aires: Abadía Editora.

Gould, B.A. (1870) Carta de Gould a Rutherfurd, Steamship "Tycho Brahe", off Cape Frio, August 13. Archivo de The South Caroliniana Library (EEUU).

Gould, B.A. (1872a) Carta de Gould a Sarmiento, del 21 de octubre. Se conserva en el Museo y Archivo Histórico Sarmiento (Buenos Aires), bajo el nº 1519, Carpeta 11.

Gould, B.A. (1872b) Carta de Gould a Sarmiento, del 6 de diciembre. Se conserva en el Museo y Archivo Histórico Sarmiento (Buenos Aires), bajo el nº 1520, Carpeta 11.

Gould, B.A. (1873) Carta de Gould a D.F.Sarmiento, del 14 de febrero. Se conserva en el Museo y Archivo Histórico Sarmiento (Buenos Aires), bajo el nº 1521, Carpeta 11.

Gould, B.A. (1874a) Carta de Gould a Rutherfurd. Archivo de The South Caroliniana Library (EEUU).

Gould, B.A. (1874b) Address of Dr. Gould. En: Reception of Dr. Benjamin A. Gould by his fellow-citizens of Boston and vicinity. Boston: Rand, Avery & Co.

Gould, B.A. (1876) Observatorio Astronómico y Oficina Meteorológica - Informes presentados al Ministerio de Instrucción Pública por el Director de ambas instituciones Dr. D.B.A.Gould. 1871-1872-1873. Buenos Aires: Imprenta de El Tribuno.

Gould, B.A. (1877a) Discurso del Doctor Gould al recibir del Gobernador de la Provincia de Córdoba los Premios Acordados en la Exposición Centenaria de Filadelfia al Observatorio Nacional y a él mismo por Fotografías Lunares y Estrellares (sic). Córdoba: Imprenta del "Eco de Córdoba".

Gould, B.A. (1877b) Fotografía celeste. En: Anales de la Sociedad Científica Argentina, Vol. 4, págs. 316-319. [Es resumen del anterior]

Gould, B.A. (1879) Uranometría Argentina. Resultados del Observatorio Nacional Argentino , Vol. I; Buenos Aires: Coni.

Gould,B.A. (1881) Resultados del Observatorio Nacional Argentino, Vol II, Buenos Aires: Coni.

Gould, B.A. (1897 ) Fotografías Cordobesas. Observaciones fotográficas de cúmulos de estrellas. Lynn, Mass.: Nichol Press.

Halperín Donghi, Leticia ( 1970 ) El aporte de los hombres de ciencia extranjeros que actuaron en la República Argentina en el siglo XIX. En: Boletín de la Academia de Ciencias, T XLVIII, Córdoba, págs. 103-114.

Makarius, Sameer (1993) Sarmiento y la Luna. Buenos Aires: edición del autor.

Marsal, A. (1970) La Química en Córdoba en el siglo XIX. En: Boletín de la Academia Nacional de Ciencias, Córdoba. Tomo 48, pg. 373.

Montserrat, M. (1971) La introducción de la ciencia moderna en Argentina: El caso Gould. En: Criterio (Buenos Aires), año XLIV, nº 1632.

Montserrat, M. (1993) Sarmiento y los fundamentos de su política científica. En: La Ciencia en la Argentina - Perspectivas Históricas, (Compilación e introducción: Miguel de Asúa). Buenos Aires: CEAL.

Paolantonio, S. & Minniti, E. (2000) Fotografías Cordobesas - Primer trabajo de fotografía astronómica en Latinoamérica. Presentado al 2º Congreso de Fotografía Latinoamericana, Santiago de Chile, Noviembre.

Paolantonio, S. (2001) Comunicación personal.

Poggendorff, J.C. (Reedición a cargo de Zaunick,R. Y Saliè, H.)(1960) Biographisch-Literarisches Handwörterbuch der Exakten Naturwissenschaften. Berlin: Akademie-Verlag, Varios tomos.

Quesada, V. (1877) Discurso Inaugural en la Distribución de Premios a los Expositores Argentinos en Filadelfia por el ministro de Gobierno Doctor Don Vicente G. Quesada. Buenos Aires: Imprenta de M. Biedma.

Reilly, James (1986) Care and Identification of 19th-Century Photographic Prints,

New York: Kodak.

Sarmiento, D.F. (1885) La Fiesta en Honor del Dr. Gould, en: Boletín del Instituto Geográfico Argentino, Tomo VI.

Schultz-Sellack, C. (1871a) Sensibil. der Ag-Haloidsalze, opt. & chem. Absorption, en:

Poggendorff Ann. Phys., 143.

Schultz-Sellack, C. (1871b) Veränder. der Ag-Haloidsalze durch Licht, en:

Poggendorff Ann.Phys., 143.

Schultz-Sellack, C. ( 1871c) Färbung der trüben Medien & Chromo-Photogr.,

en: Poggendorff Ann. Phys., 143.

Schultz-Sellack, C. (1871d) (Junto con Wernike) Farbe der Jodsilbers, en: Poggendorff Ann. Phys., 144.

Schultz-Sellack, C. (1873a) Photography of Southern Star-clusters, en:

American Journal of Science and Arts, 3ª serie, Vol VI, nº 31, July. (Citado por Paolantonio & Minniti, 2000)

Schultz-Sellack, C. (1873b) Ueber Sternphotographie, en: La Plata Monatsschrift, Buenos Aires, nº 7, año I.

Schultz-Sellack, C. (1873c) Rede bei Eroeffnung der Aula der Physik in der Academie der Wissenschaften in Córdoba, en: La Plata Monatsschrift, nº 10, año I.

Aparecido también en castellano: Discurso Inaugural de la Aula de Física en la Aca-

demia de Ciencias en Córdoba, pronunciado el 12 de agosto de 1873 por Carlos S. Sellack. Córdoba, Imprenta de El Independiente, (1873).

Schultz-Sellack, C. (1873d) Meteorología. En: Anales de Agricultura de la República Argentina. Buenos Aires, Imprenta del Porvenir, Tomo I, nº 21, Noviembre 1º, pg.173; Tomo II, nº 1, enero 1º, pg. 3.

Schultz-Sellack, C. (1873e) Photographie südl. Sterngruppen;en: Astronom.Nachrichten, Vol 82.

Schultz-Sellack, C. (1874a) Directe Photogr. Der Sonnenprotuberanzen, en: Astronom. Nachrichten, Vol 84.

Schultz-Sellack, C. (1874b) Der Mond, en: La Plata Monatsschrift, n º 5, año II.

Schultz-Sellack, C. (1874c) Die Universitaet von Córdoba, en: La Plata Monatsschrift, nº 6, año II.

Schultz-Sellack, C. (1874d) Die Univer. Cordoba, Leipzig, in 4º, 25 pgs.

Schultz-Sellack, C. (1874e) Die Fleischextract-Fabrik in Fray-Bentos, en: La Plata Monatsschrift, nº 7, año II.

Schultz-Sellack, C. (1874f) Carta de Schultz-Sellack a Burmeister. Libro Copiador "1",1874-1878, folios 11 y 12, Archivo de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Córdoba. [Debo esta referencia a la gentileza del Lic. Luis Tognetti]

Schultz-Sellack, C. (1874g) Carta de Schultz-Sellack a Sarmiento, del 11 de noviembre. Se conserva en el Museo y Archivo Histórico Sarmiento (Buenos Aires), bajo el nº 6231, Carpeta Arm. 1.

Steinert, Klaus-Günter (1998) Die Anfänge der astronomischen Photographie in Dresden. En: V.V.A.A. (1998)Der Photopionier Hermann Krone – Photographie und Apparatur: Bildkultur und Phototechnik im 19 Jahrhundert. Marburg: Jonas Verlag.

Tognetti, Luis (2000)

La introducción de la investigación científica en Córdoba a fines del siglo XIX: La Academia Nacional de Ciencias y la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas (1868 - 1878). En: Montserrat, M. (Compilador) La Ciencia en la Argentina entre los siglos XIX y XX . Buenos Aires: Manantial.

V.V.A.A. (1872) Observatorio Nacional Argentino – Discursos sobre su Inauguración verificada el 24 de Octubre de 1871.Buenos Aires: Imprenta de El Siglo.

V.V.A.A. (1874)Recepción en Boston al Dr. Benjamín A. Gould Director del Observatorio Nacional o por sus Compatriotas de aquella Ciudad y sus cercanías. Junio 22 de 1874. Buenos Aires: Imprenta Americana.

V.V.A.A. (1885) Addresses at the Complimentary Dinner to Dr. Benjamin Apthorp Gould.Lynn, Massachussets: Press of Thos. Nichols.

V.V.A.A. (1992) Presencia Alemana en la Argentina. Buenos Aires: Manrique Zago Ediciones.

Wolfson Jr., Mitchell (1986) The Great World’s Fairs and Expositions. Florida: MIAMI-DADE Community College.

Zeballos, E.S. (1877) Discurso pronunciado por el Dr. Estanislao S. Zeballos, delegado de la "Sociedad Científica Argentina" en el acto de la distribución de los premios obtenidos en Filadelfia por los expositores argentinos. Celebrado en el Teatro de Colón, el 21 de octubre 1877. Buenos Aires: Imprenta de P. Coni.

 

Mensajes a: roferrar@fibertel.com.ar